#OceanForLife: Capítulo I con Simon Nessman

    Comenzamos este viaje con Simon Nessman en Dharavi: únete a él en esta emocionante aventura y lee los diferentes capítulos de nuestro blog

    Nuestra primera parada es Dharavi, una población que se dio a conocer en todo el mundo gracias a la película Slumdog Millionaire y que está considerada la barriada marginal más grande de Asia. Una zona situada en el centro de Bombay, con una superficie que se extiende 2,1 km² y habitada por 700 000 personas. Un lugar único en el mundo. Descubriremos esta zona, llena de energía y creatividad, que siempre mira hacia el futuro y se adapta a los nuevos tiempos.

    Linen Shirt
    Cotton Shirt
    Linen Shirt

    Comenzamos el Capítulo I con Simon Nessman, un icono en el mundo de la moda. Hace un par de años decidió crear un proyecto ecológico que le permitiese ver el mundo desde otra perspectiva, lejos de la vorágine neoyorquina donde trabaja como modelo.


    Al igual que los otros embajadores de la campaña, Simon cree que ya es hora de entender de manera global el problema que sufren nuestros mares y océanos por la contaminación por plásticos.

    Como el mismo Simon dice, «es hora de que las cosas cambien... Si actuamos, podremos conseguir algo. Y para hacerlo, el primer paso es entender el problema en sí mismo».

    Si bien la India no es uno de los principales consumidores de plástico, su gestión de los residuos es muy deficiente. Muchos de los centros de reciclaje del país no están regulados.

    India genera miles de toneladas de residuos plásticos cada día, y solo la mitad se recoge y recicla adecuadamente; el resto acaba contaminando la tierra y el mar. 

    Seguiremos de cerca el viaje de Simon y descubriremos el río Mithi. Aquí, el 70 % de las márgenes del río está ocupado por cientos de miles de chabolas, creando una barriada entera donde el acceso a programas educativos para el tratamiento de residuos y reciclaje de basura es limitado y donde los desechos domésticos, en su mayoría desechos plásticos, llegan hasta el río y, de ahí, al mar.

    Está claro que incluso el más mínimo esfuerzo en los países menos desarrollados supondría un gran diferencia en nuestros océanos.

    Lee nuestro primer capítulo, inspírate y difunde el mensaje.

    Y nunca olvides: ¡Reducir, reutilizar y reciclar! #OceanForLife

    North Sails, 

    Historias que te pueden gustar